Curiosidad de la Semana: Funko Pop!

funko portada

Estoy bastante seguro de que la gran mayoría, sino es que todos los lectores de este blog tienen por lo menos una de estas populares figuras coleccionables de vinilo, y no los culpo para nada, después de todo, con la masiva y francamente ridícula cantidad de marcas afiliadas, es básicamente imposible no encontrar un Pop del que desesperadamente tengan que ser dueños.

Debo admitir que nunca he sido demasiado fan de la apariencia general de estas figuras, más que nada por las facciones tan sencillas que tienen. Sé bastante bien que la idea no es hacer una representación super acertada de los personajes en los que están basados, pero, como coleccionista de estatuas o figuras altamente detalladas, las figuras de Funko nunca han sido de mi agrado particular.

Hoy, sin embargo, llego con la noticia de que, aunque me resistía a tener uno solo de estos coleccionables, finalmente cedí a la presión social, al estigma de no ser un geek con un Funko Pop y a la fuerte posibilidad de un futuro con estantes repletos de ellos. Todo gracias a este a esta pequeña adición al espacio de trabajo:

Anakin
Con la emoción del retorno de The Clone Wars, no me pude aguantar las ganas de comprar esta figura… y la de Obi-Wan… y la de Ahsoka… y la de Yoda.

Ya sé, que raro que se trate de una figura de Star Wars: The Clone Wars ¿Quién se lo hubiera imagino?

¿Lo peor de todo? Vienen otras 3 figuras en camino y no siento ningún remordimiento al respecto.

Créanme, después de haber estado en una fila que le daba la vuelta al centro de convenciones de San Diego desde las 5 de la mañana para comprar los productos Funko exclusivos de la Comic-Con y de comprar más que unos cuantos para un buen amigo mío, aun así, nos les veía el encanto. Ni siquiera me había sentado a considerar la razón por la cual pudieran ser tan populares más allá de su accesible precio, incluso en estas regiones del mundo donde el valor de la moneda no se encuentra precisamente en su mejor posición desde hace décadas, pero ahora que soy orgulloso dueño de por lo menos 3 Pops, estoy seguro de que estaba viendo las cosas desde el punto de vista equivocado y me gustaría ofrecerles un caso de la vida real que ejemplifica perfectamente por qué los Funko Pops llegaron para quedarse:

Si tienen una edad cercana a la mía – 28 años – muy probablemente han estado por lo menos en una oficina de trabajo y muy probablemente hayan buscado la manera de personalizar su espacio asignado, sea oficina o cubículo, de manera que se note que es suyo y de nadie más.

Podrían llevar un calendario, a lo mejor una planta o incluso un poster de su película favorita. Tal vez son más atrevidos, o por lo menos más atrevidos que yo, y de plano se llevaron una estatua sumamente detallada de uno de sus personajes favoritos o incluso una figura de acción super articulada, probablemente importada porque no es el tipo de cosas que se venden localmente.

colección
Se los aseguro, soy experto en eso de figuras de acción super detalladas e importadas. Mi cartera ya me pidió el divorcio.

Honestamente, con lo especial que puede ser el concepto de las reglas no habladas de un espacio como el de una oficina, es probable que llevar un Darth Vader de 67 centímetros no sea la mejor opción para dar de que hablar justo después de que te dieron tu carnet de acceso.

Es justamente ahí donde entran los Funko Pop. Pequeños, accesibles, con suficiente detalle como para que la marca siga siendo reconocible, además de la propiedad intelectual del personaje al que interpreta la figura. Desde esa perspectiva, la existencia de los Pops es básicamente una genialidad.

Como dije, no le llegan en detalle a los productos que ofrecen en Hot Toys o en Sideshow Collectibles, pero tampoco es la intención y más allá de hacer un excelente adorno, también son lo suficientemente populares y diverso como para encontrar algo que muchas otras marcas jamás considerarían.

Gracias a Funko, es posible ser dueño de la versión prototipo de Boba Fett sin la necesidad de andar cazando uno de los pocos que hizo Kenner en 1979, y que probablemente les termine costando uno 86,000 dólares. O a lo mejor están en busca de algo más reciente, como una figura de Enfys Nest, la misteriosa antagonista que enfrentan Han Y Beckett a lo largo de sus intentos por conseguir coaxium en Han Solo: Una Historia de Star Wars.

boba
Así se ven 1.6 millones de pesos.

Pero bueno, estoy seguro de que mucha de esta información no es novedad para ustedes. La verdad solo quería compartirles que ya soy un entusiasta más de los Funko Pops y aunque solo el futuro y la cartera decidirán si el conteo personal de Pops se mantiene en 4 o aumenta exponencialmente, de verdad puedo apreciar el curioso encanto de estas pequeñas figuras y estoy seguro que eso hará que muy probablemente me termine formando en otra fila desde la cinco de la mañana durante la siguiente San Diego Comic-Con.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.