Archivo de la categoría: Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza

El Lado Cómico de Star Wars

En estos últimos años, me he dado cuenta de que una cantidad considerable de fans tienen una noción bastante seria sobre el universo de Star Wars.

No es como que no haya una cierta justificación para ello, después de todo, las películas de la saga cuentan con una dosis más que saludable de drama. Es más, me atrevo a decir que ese drama es la razón por la cual muchos, incluyéndome, sentimos una conexión tan fuerte con los personajes e historias de la Galaxia Muy Muy Lejana.

“Star Wars Detours” fue una comedia para televisión que fue anunciada en 2012, pero nunca fue estrenada, probablemente por la compra de la compañía.

Tanto en su narrativa principal, como en diversas producciones que han existido casi desde que George Lucas liberó su creación en el mundo, Star Wars ha sido un ejemplo clásico de una saga con la virtud de llegarle al corazón a millones de personas y simultáneamente hacerlas reír, incluso cuando ese no es el propósito.

No estoy hablando de las singulares idiosincrasias de Jar Jar Binks, ni tampoco de la capacidad memética de mucho del diálogo de las precuelas, más bien me refiero a grandes maravillas de la comedia involuntaria como son Star Wars: Holiday Special –el controversial especial de televisión donde conocimos a la familia de Chewbacca mientras se preparaban para celebrar el “Día de la Vida”– y Star Wars Kinect, donde podemos encontrar a personajes como Lando y a Han haciendo esto:

Vean el video completo si pueden, Dunkey es de los pocos YouTubers que puedo recomendar de todo corazón.

Claro, se puede hacer el argumento de que estas maravillas son el producto de una cultura capitalista en vez de un esfuerzo por hacerle justicia a la franquicia que representan, por otro lado, parodias con corazón y de verdadera calidad han existido desde 1978.

“Spaceballs” y “Fanboys” son unos clásicos indiscutibles que revisito casi cada año.

Aún si son demasiado jóvenes para recordar Hardware Wars, muy probablemente han escuchado de Robot Chicken: Star Wars y de Laugh It Up, Fuzzball: The Family Guy Trilogy.

Parodias reconocidas por el éxito de sus respectivas series y la pasión de sus creadores que, en mi opinión, dieron como resultado productos que están en la cúspide del genero junto con otros clásicos como Galaxy Quest y Young Frankenstein.

En mi opinión, el mejor sketch de todos los que han sido creados por Seth Green.

Ahora, haciendo de lado estos tributos y regresando al concepto de la comedia dentro de la propia saga, puedo entender la perspectiva de que la comedia en películas más recientes no ha sido del agrado de muchos fans, pero, de igual manera, parece que deliberadamente están olvidando escenas clásicas –como aquella en Episodio IV donde Han responde un llamado de alerta desde el bloque de celdas de la Estrella de la Muerte con una respuesta improvisada– con la intención de argumentar que El Despertar de la Fuerza y Los Últimos Jedi arruinaron la franquicia para siempre.

No es por decir que el estilo de comedia es uniforme a través de la saga ni mucho menos que toda escena debe ser del gusto de todos, especialmente considerando el inigualable carisma de Harrison Ford, pero no encuentro al diálogo entre Poe Dameron y Armitage Hux al inicio de Los Últimos Jedi como la enorme blasfemia contra la saga que muchos juran que es.

Esencialmente, lo que quiero decir es que la creación de George Lucas nunca ha sido seria de manera explícita, y por cada momento de drama y conflicto intenso, podemos encontrar otro para reír gracias a combinaciones muy particulares de factores que dan como resultado algo especial, como aquella escena en Una Nueva Esperanza donde un soldado de asalto estrella su cabeza contra una puerta a medio abrir.

Curiosamente, el sonido que escuchan cuando el soldado golpea la puerta fue agregado en las Ediciones Especiales, décadas después de que la escena ganara su notoriedad.

En fin, como ya lo he mencionado antes, no es mi lugar decirles como sentirse con respecto a ninguna franquicia y sus respectivos producciones, pero creo que sería beneficioso para toda la comunidad de fans recordar que Star Wars es inverosímil a propósito y con gusto. Muy pocas franquicias, especialmente las populares, pueden decir lo mismo sin ser comedias y de verdad espero que esa cualidad se mantenga hasta el fin de los tiempos.

Solo recuerden que gracias a la buena relación que tenía George Lucas con el creador de “Los Muppets”, Jim Henson, tenemos esta maravillosa foto de Luke Skywalker con Miss Peggy.

Gary Kurtz, Despidiendo a un Titán (1940-2018)

Gary Kurtz
Gary Kurtz y George Lucas en el set de Star Wars Episodio IV. Fotografía cortesía de KURTZ/JOINER ARCHIVE.

Cuando pensamos en Star Wars y a quién le debemos su existencia, un nombre en particular nos vienen a la mente: George Lucas

Es solamente obvio, después de todo, él es el padre del universo que amamos y todos sus personajes, sin embargo, es sumamente importante que nunca olvidemos que el arte del cine es una labor colaborativa, así que, si Lucas es el padre de Star Wars, entonces el legendario productor de cine, Gary Kurtz, sería el tío que siempre pregunta por su sobrino en todo evento familiar, apoya el fondo escolar y siempre está ahí para dar un sabio consejo.

Poniendo las analogías de lado, lo que realmente quiero decir es que sin la dedicación del estimado señor Kurtz, la cual superaba por mucho sus labores como productor, simplemente no existiría la Galaxia Muy Muy Lejana.

kurtz2
Les aseguro que no es una exageración cuando digo que probablemente no hay productor de cine que más haya influenciado la historia de la cultura popular en los 70s y 80s. Fotografía cortesía de KURTZ/JOINER ARCHIVE.

Gary colaboró con George por primera vez en la producción de American Graffiti, su primer gran éxito, y posteriormente en Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza, la cual tuvo una cantidad monumental de problemas desde su primera semana de filmación en Túnez.

Lo que sí es que, después de luchar contra extraños eventos climatológicos, límites de presupuestos, fechas de entrega y algunos miembros de la producción, creo que todos podemos estar de acuerdo con que Gary le apostó a un verdadero ganador.

teatro chino
“Star Wars” se convirtió en la película más exitosa en la historia, sobrepasando al film de Steven Spielberg, “Tiburón”, aunque Steven recuperó el honor con “E.T. El Extraterrestre” en 1982. Fotografía cortesía de PHOTOFEST.

Kurtz también estuvo sumamente involucrado con la producción de El Imperio Contraataca, que, al igual que su precuela, enfrentó muchos problemas y retrasos en el set, pero eso nunca lo desanimó e incluso lanzó una fiesta de cierre para toda la filmación y hasta se mudó a Inglaterra a causa de su compromiso con nuestra amada película, que terminó de filmarse un mes después del evento.

Ahora bien, Gary siguió activamente involucrado con el film y estuvo supervisando el proceso de posproducción hasta su liberación en cines de Estados Unidos y el Reino Unido, desafortunadamente, esa fue la última vez que trabajó con Lucas y, aunque podríamos discutir sobre las razones por las cuales él decidió tomar un camino diferente y probar suerte con otros films, creo que lo que verdaderamente importa es que tomemos en cuenta la importancia que tuvo su propia pasión y compromiso.

Incluso en esa época, ya era excesivamente difícil encontrar personas que quisieran arriesgarse con nuevos creativos y sus alocadas ideas para transformar el séptimo arte.

Lucasfilm
Por algo fue que George Lucas decidió fundar American Zoetrope, su empresa con Francis Ford Coppola, y posteriormente Lucasfilm.

Pero Gary Kurtz era un visionario y siempre le dio la oportunidad a la creatividad, por lo que siempre será un ejemplo a seguir.

Que en paz descanse este padre del cine moderno, su impacto en el mundo y la cultura moderna nunca será olvidado.

kurtz3
Sin él, nunca hubiera habido ninguna “fuerza”. – Peter Mayhew. Fotografía Cortesía de KURTZ/JOINER ARCHIVE.

 

Curiosidad de la Semana: Disney Infinity

Ifinityportada

Star Wars es una de esas propiedades intelectuales con las cuales se puede vender virtualmente lo que sea. Más allá de películas, series y juguetes, podemos encontrar huella de la marca en artículos mucho más cotidianos como productos de belleza, alimentos e incluso bolsas Ziploc®, las cuales he estado tentado a comprar más de una vez para agregar a mi colección personal. Si se trata de esfuerzos exitosos de mercadotecnia o no, es algo que realmente se debe definir caso por caso, pero algo que es sumamente importante entender es que, sin importar lo profundo que sea un análisis de mercado o que tan grande sea la marca, no existe tal cosa como un producto perfecto y, por más lógico que suene el modelo de negocios, por más positivas que parezcan las ventas, existe la posibilidad de que un producto que ya consumimos deje de ser producido y apoyado el día de mañana.

Ese es justamente el caso de Disney Infinity, una serie de videojuegos y figuras estáticas que juntaba a todas las grandes franquicias de Disney, como las películas de Pixar, Marvel y Star Wars, en una sola plataforma física y digital con el propósito de ofrecerle al consumidor una “caja de arena” repleta de personajes y sitios famosos para jugar.

infinity
Disney Infinity 3.0, con tres figuras, la base de interacción y una copia del juego.

Disney Infinity funcionaba de la siguiente manera: Se compraba el juego para cualquiera de las plataformas disponibles – Xbox, Playstation, PC por medio de Steam, productos de Apple como el iPad, iPhone y Apple TV, dispositivos Android, etc. – y, aparte, figuras de todas las diferentes propiedades intelectuales de Disney para liberar, tanto a personajes, como diversos aspectos relacionados a los mismos dentro del juego.

Personalmente, nunca he jugado ninguna versión de Disney Infinity. Incluso ahora que tengo todas las versiones en Steam, no he considerado siquiera instalarlas y, aunque podría echarle la culpa a tener un catálogo que me resultan mucho más interesantes o simplemente a la falta de tiempo, la realidad es que no se trata de videojuegos que me llamen demasiado la atención, muy probablemente porque están dirigido a una audiencia mucho más joven que yo.

Lo que sí, es que yo estaba intrigado por las figuras, después de todo, el diseño es único y el precio por cada uno era efectivamente muy accesible, por lo que, cuando anunciaron que la versión 3.0 de Disney Infinity llegaría al mercado junto con figuras de Star Wars, sabía que terminaría comprando muchas, sino es que todas las figuras en esta serie y así fue.

diseños infinity
La interpretación visual por parte de los artistas de Avalanche Software es una verdadera maravilla.

Entre los últimos meses de 2015 y la primera mitad de 2016, estuve determinado en conseguir cuanta figura saliera basada en Star Wars, de hecho, uno de mis mejores amigos estuvo buscándolas conmigo y eso hizo aún más fácil caer en el vicio de comprar “sólo una más.”

El día de hoy, después de haber comprado 15 de las 20 figuras que estuvieron disponibles, estoy seguro de que seguiría detrás de ellas, suponiendo que Disney no hubiera decidido cerrar el estudio que desarrolló el videojuego y sus secuelas, Avalanche Software, además de la producción de figuras apenas un año después de haber anunciado esta versión de Disney Infinity.

Aparentemente, a pesar del éxito de la primera versión y decentes ventas de 2.0, la última iteración de Infinity llegó en un momento donde el modelo de negocios y los intereses de los consumidores estaba cambiando.

El reciente enfoque en dispositivos móviles por gran parte de la industria y el gasto continuo en almacenamiento para las figuras que se quedaban en el inventario, hizo que Disney se quedara un poco corto en cuanto a las proyecciones de ingreso de ese periodo fiscal, lo que causó una baja en el valor de las acciones de la compañía. Esto provocó un cambio cambio radical para la compañía, donde, en vez de producir y publicar productos para plataformas digitales de manera interna, ahora se venden y distribuyen licencias para que estudios externos se encarguen de asumir los riesgos de desarrollo y producción.

Citando al CEO de Disney, durante la conferencia que se dio poco después del anuncio sobre la clausura de Disney Interactive Studios y su subsidiaria, Avalanche Software:

“La verdad de las cosas es que el riesgo que mencionamos cuando iniciamos esto, finalmente nos alcanzó.”

-Bob Iger, CEO de la Compañía Walt Disney, 2016.

Como dije al inicio, por más grande que sea una marca, o que tan bien desarrollado sea un producto, realmente no hay manera de asegurar su futuro a largo plazo y, en este caso, es verdaderamente lamentable que algo con tanto potencial que se disfrutaba por tantos consumidores tuviera que llegar a su fin.

cars3
Avalanche Software fue adquirido y reabierto por Warner Bros. Su producto más reciente es “Cars 3: Driven to Win”

Acorde a entrevistas con supuestos ex-desarrolladores de Infinity, había grandes planes para la producción de figuras de personajes de Rogue One, e incluso se encontraba en producción una línea de figuras mucho más grandes, detalladas y que incluso se iluminaban.

No me consta que estos rumores sean ciertos, pero lo que sí sé es que me encantaría tener una figura de 30 centímetros de Ashoka Tano, con sables iluminados y en el estilo de Disney Infinity, por no mencionar una figura más tradicional de Chirrut Îmwe, simplemente porque el mundo necesita más Donnie Yen.

Recuerden, soy la misma persona que está considerando comprar bolsas de plástico desechables por tener encima un logo o un personaje de mi franquicia favorita, así que no deben tomar mis hábitos de consumo como ejemplo a seguir, pero, sinceramente, puedo decir que estas pequeñas figuras son dignas de cualquier colección, incluso más ahora que se pueden encontrar con fuertes descuentos en variedad de tiendas físicas y en línea.

ziploc
Tenía que agregar una bolsa Ziploc® de Star Wars y lo saben.