Archivo de la etiqueta: anime

La Fuerza y el concepto del “Power-Up”

Como ya lo he mencionado previamente, es muy probable que hayan sido expuestos desde pequeños a Dragon Ball Z, Los Caballeros del Zodiaco y Sailor Moon, especialmente si son millennials que crecieron en Latinoamérica y, como seguro lo sabrán, estas series manejan una temática en común: el incremento exponencial de habilidad y poder.

Ninguna de ellas serían lo mismo sin protagonistas cuyo cabello cambia de color, armaduras que se hacen cada vez más vistosas y cristales cuyas habilidades trascienden la lógica o la consistencia interna de sus propias historias.

Si algo aprendí de niño es que nada dice máximo poder como una armadura dorada, alas, arco y flecha.

Este concepto del power-up está tan presente y lo hemos internalizado tanto que, sin querer, lo buscamos en otras historias que a lo mejor no van por el mismo camino.

Siento que eso ha pasado precisamente con Star Wars y el concepto de la Fuerza, sobre todo entre fans que se emocionan con la idea de medir las habilidades místicas entre los caballeros y maestros de las órdenes Sith y Jedi.

La llegada de grandes cantidades de juegos con un fuerte componente numérico para definir las habilidades de los personajes tampoco han ayudado mucho con esta idea.

Esto lo digo por experiencia, ya que alguna vez estuve acostumbrado a aplicar esta noción a básicamente toda franquicia que encontraba en mi camino, justamente porque en todas está presente la idea del “poder”. Sea para conquistar situaciones o adversarios, se trata de un tema recurrente y reconocible, sin embargo, no siempre se hace presente en la forma de un aura colorido o el cambio de rasgos físicos.

Lo que quiero decir es que aplicar la noción del power-up como aparece en cómics y manga es una labor en vano en muchos casos populares, y sin duda puedo decir que la misma idea aplica a Star Wars.

Para elaborar al respecto, me gustaría referirme a una de las escenas más icónicas de toda la saga:

El duelo final entre Luke Skywalker y Darth Vader a bordo de la Estrella de la Muerte II en El Retorno del Jedi.

He visto ya en varias ocasiones que muchos fans se refieren a ese duelo como la prueba final de Luke para convertirse en un Caballero Jedi en el sentido de que él encuentra en sí mismo el poder para vencer a Vader y para mostrar compasión por quien alguna vez fue su padre.

Esencialmente, es ahí donde podemos ver a un Luke que trascendió sus limitaciones para convertirse en el Jedi más poderoso de todos los tiempos y eso, en mi opinión, no podría estar más alejado de la verdad.

Lo que sucede en ese duelo es algo fundamentalmente diferente, ya que, desde un inicio, podemos encontrar a Luke evitando el combate muy a pesar de las burlas del Emperador y la implacabilidad de Vader.

El joven Skywalker sabe que el duelo en sí implica corrupción y va en contra de las enseñanzas de Yoda, quien alguna vez le mencionó que un Jedi nunca utiliza sus habilidades para el ataque, sino para la defensa. El Emperador entiende esto a la perfección y por eso le insiste continuamente para que tome su sable y lo ataque con ira, cosa que Luke termina haciendo cuando la batalla entre la Alianza Rebelde y el Imperio sobre Endor se hace más desesperada.

Cuando nuestro héroe encuentra un momento para respirar, Vader descubre que Leia cuenta con un gran potencial en la Fuerza por ser hermana de Luke y lo amedrenta con la promesa de convertirla al Lado Oscuro si él no lo hace.

En ese momento, Luke se deja llevar por el enojo y miedo que le causaron las palabras de Vader, a quien comienza a atacar de manera agresiva y brutal.

Chequen el video completo para ver el duelo, pero solo quiero hacer notar que incluso el score de John Williams hace alusión a la inevitable caída de Luke al Lado Oscuro ahora que se dejó llevar por sus emociones negativas, tal y como lo predijo el Emperador.

Justo cuando está por dar el golpe final a un enemigo indefenso, Luke recobra la conciencia y se detiene por darse cuenta de su gran error. No es solamente una cuestión de compasión por su padre, es el hecho de que estaba por sucumbir al Lado Oscuro por completo, es decir, se trata de un momento de debilidad y no de poder.

Fue precisamente la interpretación de escena y muchas conversaciones al respecto que me llevaron a considerar este tema que, en retrospectiva, se ha mantenido en boca de muchos fans en cuanto a quién es verdaderamente Luke Skywalker y que implica ser el Jedi más poderoso en la historia, en particular cuando estamos tentados a medir el potencial de los personajes por medios de las habilidades especiales que confiere la Fuerza a quienes son afines a sus misterios.

Indudablemente se trata de una de las partes más interesantes de toda la saga y gran cantidad de historias del previo Universo Expandido se desarrolló bajo esta noción del power-up por medio de la Fuerza para lograr hazañas legendarias, pero considero que se trata de un rechazo a las lecciones fundamentales de la saga en primer lugar.

Se dice que el poder absoluto corrompe absolutamente y el uso de la Fuerza no está exento de esta idea. Si bien la telekinesis, la premonición y la manipulación son herramientas útiles, el verdadero valor de un Jedi yace en el reconocimiento de un conflicto y su subsecuente rechazo.

En ese sentido, creo que nada es más poderoso que ver a Luke Skywalker revivir su leyenda en una batalla a muerte sin siquiera estar presente.

Y el máximo poder de la Fuerza, por lo menos por parte del Lado Luminoso, se encuentra en brindarle seguridad, esperanza y compasión a quienes más lo necesitan, después de todo, solo así se puede ganar la guerra. No peleando contra lo que odiamos, sino salvando lo que amamos.

Tal y como lo hizo Luke en aquella fatídica batalla sobre Endor.

Curiosidad de la Semana: Nendoroid

Como mexicano, tuve la tremenda fortuna de crecer con la enorme cantidad de contenido televisivo importado del oriente que se transmitió en televisión durante los 90s. Por supuesto, me refiero a series como Dragon Ball Z, Los Caballeros del Zodiaco, Los Supercampeones, Sailor Moon, Ranma 1/2 y muchísimas otras producciones japonesas que marcaron la infancia de millones de personas en Latinoamérica.

No toda mi infancia podía ser exclusivamente de “Star Wars”.

Es por eso que desde pequeño desarrollé un gusto considerable por la estética japonesa que ahora podemos encontrar en la gran variedad de productos creados por compañías como Bandai y Good Smile Company, y es la razón por la cual voy a compartir con ustedes mi experiencia con una serie de figuras bastante adorables y con mucha personalidad.

Se trata de nada más y nada menos que las figuras Nendoroid creadas por Good Smile Company, una serie con una estética “chibi” que, en palabras de la compañía, son sumamente adorables por su tamaño y proporciones.

Justo como lo pueden apreciar en estas imágenes. 

En sí, la línea de figuras no está dedicada a Star Wars – similar a la situación de las S. H. Figuarts producidas por Bandai y de las cuales les hablé hace unas semanas – y pueden encontrar Nendoroids de una gran variedad de series, películas y videojuegos que han tenido impacto a nivel global.

De hecho, hace unas semanas anunciaron a varios de los personajes de “Harry Potter”.

Poniendo otras franquicias de lado, creo que es de esperarse que hoy les hable de mis figuras favoritas, es decir, aquellas basadas en personajes de Star Wars.

Actualmente podemos encontrar una cantidad moderada de personajes que van de clásicos como Darth Vader y Boba Fett, hasta Rey y BB-8. Todos ellos vienen en la misma escala y con diversos accesorios que les permite recrear momentos icónicos de las películas en espacios reducidos, como en la comodidad de nuestros escritorios de trabajo o tal vez una mesa de noche.

Aquí podemos ver a Boba Fett llevándose a Han congelado en carbonita, todo un clásico.

Como es de esperarse por un precio aproximado de 45 dólares, las figuras cuentan con una cantidad considerable de detalle e incluso están parcialmente pintadas a mano, así que pueden llevarse a pecho la seguridad de que el producto que están adquiriendo es de calidad y hasta único, en vez de ser producido en masa como se acostumbra.

Por otro lado, el método de producción de Good Smile Company hace que a veces sea difícil conseguir estas figuras a menos de que uno esté pendiente de anuncios de la compañía y próximos lanzamientos.

Conseguir a Kylo Ren después de que pasara su oferta inicial hizo que casi siguiera su ejemplo y destrozara mi teclado en ira (es broma… casi). 

Adicionalmente, es un poco complicado de conseguir fuera del mercado japonés por la limitada cantidad de producción y porque no existen muchos distribuidores oficiales.

Eso sí, les puedo asegurar que la inversión adicional de tiempo vale mucho la pena porque en verdad se trata de figuras sumamente encantadoras con todo y su estética poco convencional, especialmente en relación a nuestra franquicia favorita.

Si son coleccionistas como yo, o simplemente disfrutan la estética del anime y manga, no puedo dejar de recomendarles que se consigan un Nendoroid, sobre todo si están en búsqueda de algo un poco más llamativo que una Funko Pop! pero sin tener que comprometerse a tener que comer sopas instantáneas hasta la siguiente quincena.

Les recomiendo bastante revisar el sitio de ventas oficial e internacional de Good Smile Company para adquirir sus Nendoroids de la manera más eficiente y directa posible, pueden encontrar el sitio dando click aquí

También es ideal que hagan una cuenta y se suscriban a su servicio de notificaciones, pero les advierto que estas figuritas son tan adictivas como los Funko Pop!